¿Qué es una traducción jurada?

Una traducción jurada es una traducción realizada y certificada por un traductor acreditado por una autoridad competente, por lo que se puede usar ante las instituciones y tribunales correspondientes al estado de dicha autoridad, o bien, en la localidad, la región, el estado o el país en donde el traductor esté autorizado. En México, los peritos traductores son designados por el Poder Judicial del Estado o por el Poder Judicial de la Federación.

¿Cómo sé si un traductor es autorizado como perito?

El perito traductor debe contar con un número de registro de la autoridad competente y en muchos casos puede proporcionarle una copia de su nombramiento con los datos correspondientes de la autoridad que lo emitió. En México, el Poder Judicial de cada estado, así como el Poder Judicial de la Federación, publican su padrón de peritos de cada año, por lo que es posible consultarlo en línea y verificar si el traductor realmente está registrado.

¿Qué debo hacer si en mi estado no encuentro un perito traductor del idioma que necesito?

Los requisitos para la aceptación de las traducciones juradas pueden variar con cada entidad. Si la traducción está hecha por un perito traductor designado para el año en curso, dentro del estado correspondiente y si está traducida y certificada correctamente, entonces ninguna institución dentro del estado podrá rechazarla. No obstante, si el estado no cuenta con un traductor del idioma que requiere, es importante primero informarse la institución destinataria sobre qué podría hacer. Generalmente estas son las opciones:

  • Una traducción hecha por un traductor designado por el Poder Judicial de la Federación. (Si es una traducción certificada y traducida correctamente, tiene validez legal en toda la República Mexicana.)
  • Traducción hecha por un traductor designado y legalizado por la embajada del país de origen del documento o de un país donde el idioma del texto o documento original es el idioma nacional. En este caso, la traducción debe certificarse por el traductor y debe llevar una legalización o apostilla del país originario o la embajada de ello. (Por favor, tome en cuenta que no todas las embajadas emitan legalizaciones o apostillas para traducciones.)
  • Una traducción hecha por un traductor designado y legalizado en el país de origen del documento o de un país donde el idioma del texto o documento original es el idioma nacional. En este caso, la traducción debe certificarse por el traductor y debe llevar una legalización o apostilla de la autoridad competente del país mismo, preferiblemente en español o un idioma común como el inglés o francés por si esta legalización o apostilla también requiere una traducción jurada en México.
  • Una traducción hecha por un perito traductor de otro estado. Es una opción ampliamente aceptada. Sin embargo, es importante informarse en la institución donde realizará su trámite, si lo permite.

¿Me sirve una traducción jurada, hecha en México, para trámites ante una embajada o consulado de otro país o ante las instituciones o tribunales en otros países?

Generalmente las embajadas en México aceptan traducciones juradas hechas en México por peritos traductores al nivel estatal o federal. En muchas ocasiones, las embajadas y consulados mismos cuentan con su propia lista de traductores juradas que se encuentran dentro de la república o el estado correspondiente. Es recomendable pedir informes sobre los traductores reconocidos en la embajada o el consulado mismo.

Para que una traducción jurada hecha en México sea aceptada por las instituciones en otros países, debe contar con una apostilla o legalización de la autoridad correspondiente en México o de la embajada del país destinatario en México. Desafortunadamente, muchas embajadas no brindan este servicio, al igual que la mayoría de los estados en México, por lo que es recomendable informarse en la embajada del país destinatario, si le pueden proporcionar los datos de un traductor reconocido en el país correspondiente o, mejor aún, mandar los documentos originales a traducir en el país destinatario.

¿Cómo debe entregarse una traducción certificada?

Existe una cantidad infinita de fuentes informativas relacionada al tema del formato de las traducciones juradas. Parece que cada traductor o agencia de traducciones utiliza su propio formato. Sin embargo, la traducción jurada debe contener:

  • Un encabezado como ‘Traducción jurada del [idioma]’. En ocasiones también se mencionan otros detalles, como son la fecha, el lugar, el nombre del traductor, etc.
  • La traducción completa del documento original, incluso todos los números y la mención de cada uno de los elementos visibles en el documento original, como son los sellos y firmas. En caso de tratarse de algún elemento gráfico, debe describirse entre corchetes. (Ej. [Sello con el escudo del estado. Poder Judicial del Estado de Quintana Roo] o [Firma, ilegible.]) Generalmente se pide que tanto la traducción del texto como las descripciones de los elementos gráficos se encuentren en aproximadamente el mismo lugar y con aproximadamente el mismo formato que el documento original.
  • Una leyenda de traductor. Una traducción jurada debe llevar una leyenda o declaración en el reverso en que el traductor certifica la traducción y en que consta que es una traducción fiel al texto original. Asimismo, la leyenda debe contener la fecha en la que se realizó la traducción, el idioma original y el idioma en que se tradujo, el número de páginas de la traducción, los datos de contacto del traductor y de la autoridad competente que lo ha designado y el número de registro que se le ha asignado por esta misma autoridad. Generalmente se coloca el sello y la firma del traductor dentro de la leyenda.
  • El sello de perito traductor. Dependiendo del formato, el traductor puede colocar su sello y firma en el anverso de la traducción, donde no cubre el texto traducido o en el reverso, dentro de la leyenda. Comúnmente se coloca un sello reducido con únicamente el nombre del traductor, el logotipo de la agencia de traducciones o el escudo de alguna organización competente a la que el traductor pertenece en el anverso y el sello completo del traductor jurado en el reverso. El sello del traductor debe contener los siguientes elementos: el texto ‘perito traductor’, nombre completo del traductor, nombre de la autoridad que lo ha designado, número de registro de perito traductor que se le ha asignado, el año en curso en que su nombramiento es vigente y algún dato de contacto, como un número de teléfono o correo electrónico.
  • La firma del perito traductor. La firma del traductor jurada se pone encima del sello de perito traductor, para así concluir la certificación de la traducción.
  • Una copia del documento original cotejado por el traductor. En caso de tratarse de un documento oficial de una o dos hojas, generalmente se engrapa una copia del documento original detrás de la traducción. Se juntan la página de la traducción y la copia y se dobla la esquina superior-izquierda hacia atrás para después engraparlas. Posteriormente se coloca un sello sobre la esquina doblada en el reverso y en la parte interior en el punto donde se juntan las dos hojas. En México se aceptan las traducciones sin copia adjunta. Sin embargo, el traductor está certificando la traducción de un documento, por lo que es recomendable que sí se hace la forma indicada.
  • En caso de tratarse de documentos de varias o muchas páginas, generalmente ya no se adjunta una copia. Entonces se engrapan y numeran las páginas de la traducción y se coloca un sello en medio de cada dos páginas o en cada página por seperada. La leyenda se coloca en este caso en el reverso de la última página y dentro de la leyenda se indican las características del documento original, así como el número de páginas.

Si aún tiene dudas, por favor contáctenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *